fbpx >

Aceite de Chía

Descripción

TRADICIONALMENTE USADO PARA DISMINUIR LOS TRIGLICÉRIDOS Y EL COLESTEROL

Aceite de chía.

Los ácidos grasos poliinsaturados (omega 3) constituyen una familia de ácidos que se caracterizan por no ser sintetizados por nuestro organismo y su falta produce efectos carenciales que desaparecen si se los agrega en la dieta, por eso se los denominan esenciales.

Existen los de origen animal, como el aceite de pescado y los de origen vegetal, entre los que se destaca la semilla de chía. Ésta se distingue por su riqueza en ácidos grasos poliinsaturados donde el 60% de éstos, es el ácido alfa linolénico omega 3 precursor del DHA y del EPA

Información

PROPIEDADES

Los omega 3 participan en la formación de las membranas celulares y desarrollan un rol importante en la transformación de energía. Forman parte de la composición de nuestro cerebro.

Durante los últimos meses de gestación y los primeros de la lactancia, el cerebro debe incorporar gran cantidad de omega 3, en especial DHA, para facilitar su maduración y desarrollo neurológico y visual. Un déficit de estos ácidos grasos puede provocar alteraciones en el aprendizaje, en el comportamiento y una disminución de la agudeza visual.

Estudios revelan que los ácidos grasos omega 3 contribuyen a normalizar los niveles de colesterol y triglicéridos y mantener la flexibilidad de venas y arterias.

FÓRMULA

NIÑOS ENTRE 2 Y 12 AÑOS.Aporte por ingesta: 1 comprimido
NUTRIENTES %IDR
Aceite de chía 100mg
ADULTOS, EMBARAZADAS.Aporte por ingesta: 2 comprimidos
NUTRIENTES %IDR
Aceite de chía 200mg

 

INFORMACIÓN NUTRICIONAL

Porción 2 cápsulas. Valor energético 22 Kcal = 92 Kj (1%VD*); Proteínas 0,7 g (1%VD); Grasas totales 2 g (4%VD); Grasas saturadas 0,2 g; Grasas monoinsaturadas 0,2 g; Grasas poliinsaturadas 1,6 g. No aporta cantidades significativas de carbohidratos, grasas trans, fibra alimentaria y sodio.
* % Valores Diarios con base a una dieta de 2000 Kcal. u 8400 Kj. Sus valores diarios pueden ser mayores o menores dependiendo de sus necesidades energéticas.

 

PRESENTACIÓN

60 cápsulas.

 

INGESTA RECOMENDADA

Niños: entre 2 y 12 años: 1 cápsula por día
Adultos, embarazadas y en lactancia: 1 o 2 cáps. por día, siempre media hora antes de alguna de las principales comidas.

 

PRECAUCIONES

No utilizar en personas con intolerancia a los componentes de la fórmula. En dosis superiores a la recomendada puede producir náuseas leves, disminución del apetito, vómitos, hipotensión, cefaleas, mareos. Consultar al médico antes de tomarlo si está consumiendo medicamentos adelgazadores de la sangre como warfarina, heparina, aspirina, etc., o medicamentos para el VIH.

 

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

  • Xingú López A., Huerta A., De La Cruz Torres A., María Sangerman Jarquín E., Orozco de Rosas D. y otros. Chía (Salvia hispanica L.), situación actual y tendencias futuras. (2017). Revista Mexicana de Ciencias Agrícolas. 8. 1619. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/322673149_Chia_Salvia_hispanica_L_situacion_actual_y_tendencias_futuras/ download
  • yerza R. y Coates W. Efectos de la semilla de chía molida y del aceite de chía sobre los lípidos del plasma y los ácidos grasos en ratones. (2005). Nutrition Research. Páginas 995-1003. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/247204895_Ground_chia_seed_and_chia_oil_effects_on_plasma_lipids_and_fatty_acids_in_the_rat/citation/download
  • Rodrigues C.F., Salgueiro W., Bianchini M. y otros. Los extractos de aceite de semillas de Salvia hispánica L. (chía) reducen la acumulación de lípidos y producen resistencia al estrés en Caenorhabditis elegans. (2018). Nutr Metab (Lond). 15:83. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6260566/ 
  • Coates W. Semillas enteras y molidas de chía (Salvia hispánica L.), aceite de chía – Efectos sobre los lípidos plasmáticos y los ácidos grasos. (2011). Capítulo 37 del libro Nueces y semillas en la salud y prevención de enfermedades. Páginas 309-315. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/B9780123756886100374
  • Pirillo A., Catapano A.L. Ácidos grasos poliinsaturados Omega 3 en el tratamiento de la dislipidemia aterogénica. (2013). Atheroscler. Suppl. 14(2):237-42. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23958479.
  • Casanova M.A., Medeiro F., Trindade M., Cohen C., Oigman W., Fritsch Neves M. La suplementación con ácidos grasos omega 3 mejora la función endotelial y la rigidez arterial en pacientes hipertensos con hipertrigliceridemia y alto riesgo cardiovascular. (2017). Journal of the American Society of Hypertension. 11 (1): 10-19. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/ science/article/pii/S1933171116305484
  • Kastelein J.J., Maki K.C., Susekov A., Ezhov M., Nordestgaard B.G., Machielse B.N., Kling D., Davidson M.H. Ácidos grasos libres de omega 3 para el tratamiento de la hipertrigliceridemia grave: el ensayo EpanoVa para reducir los triglicéridos muy altos (EVOLVE). (2014). Journal Clin. Lipidol. 8(1):94-106. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24528690