fbpx >

Turismo slow: Los 10 pilares del “viaje lento”

Se trata de un nuevo concepto del turismo pensado para disfrutar más de un lugar sin experimentar nervios o exponerse a situaciones de ansiedad.

Un paquete turístico con más de un destino, traslado en barco o en más de un avión, cronograma de horario para visitar sitios acompañados de guías, para ir a comer, para sacar fotos, salidas nocturnas, teatros, bares y mucho más. ¿Suena tentador? Pues si lo que buscabas es descansar, entonces la propuesta es todo lo contrario y se llama Turismo Slow.

Es un movimiento Slow que nació en 1986 en un pueblo de Piemonte, al norte de Italia, con la motivación principal de defender las tradiciones gastronómicas y limitar el alcance de las cadenas norteamericanas de fast food. Fue tal la repercusión que el Slow Food se trasladó hacia otras inquitudes donde se podía observar la incompatibilidad entre el ritmo de vida y la calidad de vida.

En el segmento turístico, la inquietud está puesta en disfrutar de un viaje sin agobios, sin excursiones marcadas por horarios, por ejemplo. En este sentido los pilares de esta modalidad exigen elegir una zona limitada a recorrer, permanecer al menos una semana, escoger alojamientos pequeños, frecuentar los mismos lugares, conocer a los lugareños y el ritmo de la cotidianidad del sitio.

Propone que no se utilicen transporte para trasladarse, no contratar guías turísticos pero sí buscar bibliografía sobre el lugar, no llevar cámara fotográfica y sí contemplar, comer en espacios al aire libre y evitar los restaurantes, aprender el idioma del lugar y hasta tomar algún curso corto de oficio como cocina. Pero fundamentalmente esta modalidad aconseja no hacer nada, entregarse al pensamiento y la desconexión total de los horarios.

Los comentarios están cerrados.