fbpx

¿Qué son los frutos rojos?

Las frutas rojas, también denominadas frutas del bosque, son un grupo de frutas caracterizadas precisamente por la presencia de dicho color en su piel o en su interior.

Esta variedad cromática les confiere una serie de características y cualidades verdaderamente irresistibles, asociadas a la presencia de diversas sustancias que propician la prevención cardiovascular y el antienvejecimiento, como son los flavonoides, los antocianos y los compuestos antioxidantes en general.

Debido a su composición nutricional estos alimentos resultan poco calóricos y, por tanto, muy adecuados en dietas hipocalóricas. Además, son ricos en fibra alimentaria y por ello colaboran en la regulación del tránsito gastrointestinal.

Su elevado contenido en vitamina C, provitamina A y flavonoides les otorga la denominación de alimentos funcionales naturales, que son aquellos alimentos que además de sus propiedades nutricionales, poseen algún componente que hace que su consumo resulte beneficioso para la salud.

Estos antioxidantes funcionan evitando el envejecimiento, por lo que combaten de forma eficaz las constantes agresiones de nuestro entorno.

La vitamina C es además un potente agente anti infecciones, y tanto esta como el ácido fólico colaboran en la formación y mantenimiento de los glóbulos rojos y en la prevención de la anemia. Asimismo, el potasio, tan abundante en estas frutas, unido a la gran cantidad de agua que contienen, proporciona un efecto diurético

Tipos de frutos rojos

Dentro del grupo de frutas rojas podemos incluir: arándanos, frambuesas, fresas (frutillas), cerezas, grosellas y moras.

Conservación óptima de los frutos rojos

Lo ideal es adquirir este grupo de frutas cuando están en un grado de madurez iniciado o, si el consumo ha de ser inmediato, incluso avanzado. Debes guardarlas en heladera, o mantenerlas alejadas del calor y la luz.

En general, no resulta conveniente despojarlas de su tallo hasta que las vayas a trocear para su consumo. También es recomendable no partirlas con mucha antelación. El lavado previo a su consumo ha de realizarse de manera minuciosa, pero siempre con agua fría y con el fruto entero, para evitar que ciertos componentes se pierdan en el agua.

Fuente: https://www.webconsultas.com/dieta-y-nutricion/dieta-equilibrada/frutos-rojos-color-sabor-y-salud-en-tu-mesa-8288