fbpx

El desafío de regresar a la rutina con ¡energía!

Ya terminan las vacaciones y comienza nuevamente la rutina. Para afrontarla, un energizante natural como el guaraná puede ser de mucha ayuda.

La semilla del Guaraná es un fruto exótico que se obtiene del arbusto amazónico llamado Paullinia Cupana. Esta semilla es usada desde tiempos ancestrales por las tribus autóctonas de la región selvática del norte de Brasil, con usos medicinales.

Si volver de las vacaciones resulta un poco pesado y parece una transición lenta, este energizante natural puede complementar cualquier rutina y dar impulso para retomar las actividades de trabajo o estudio, gracias a que contiene guaranina, cafeína, teobromina y otros componentes que en conjunto ejercen una función tónica-estimulante.

El Guaraná es de por sí conocido como estimulante energético natural y se destaca por contener entre un 3 y un 8% de cafeína, mientras que en los granos de café esta proporción es del 1 al 2%. Por eso se afirma que contiene más cafeína que cualquier otra planta conocida, además de muchos otros fitoquímicos como taninos, saponinas, teofilina y teobromina. Gracias al resto de sus componentes, que retrasan la absorción de la cafeína, el efecto es menos brusco que el del café pero más duradero y estimulante. Y, a diferencia de la tradicional bebida, el guaraná no provoca nerviosismo sino que actúa en forma reanimante en el cuerpo y la mente. Cuando la cafeína se absorbe, ésta viaja a través del torrente sanguíneo hasta el cerebro, donde ejerce su función. La cafeína se une a un tipo de receptores cerebrales llamados adenosínicos, provocando el aumento del estado de alerta mental y la vigilia, promoviendo una mejor asociación de ideas y mayor resistencia al cansancio.

Aumento en la capacidad de aprendizaje:

Este efecto está íntimamente relacionado con el contenido de cafeína presente en el guaraná. Los estudios científicos son rotundos en afirmar un rendimiento cerebral mayor cuando se suministra cafeína a personas que han sido privadas de sueño. Además, otras investigaciones epidemiológicas han asociado un alto consumo de cafeína con un menor riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson.

Entre las conclusiones de las distintas investigaciones relevadas, el guaraná tiene la propiedad de mejorar la memoria a largo plazo, el estado de ánimo y la capacidad de atención.

Antioxidante y antienvejecimiento

Se han demostrado también sus efectos antioxidantes gracias a su riqueza en sustancias polifenólicas (principalmente taninos). Estos compuestos antioxidantes protegen y ejercen un efecto anti-envejecimiento sobre todos los tejidos del cuerpo: actúan como antioxidante de grasas y nutren las paredes de todas las células del organismo, especialmente las del cerebro.

Así, este fruto resulta un adaptógeno capaz de tonificar de manera natural el cuerpo, y un excelente estimulante que se utiliza sobre todo como paliativo para la fatiga física y mental. Las propiedades de sus semillas activan el sistema nervioso y hacen que el cuerpo segregue más adrenalina. Eso pone en marcha cuerpo y mente, además de colaborar en el tratamiento de múltiples afecciones y molestias.

Otras propiedades:

  • Sube ligeramente la tensión arterial.
  • Baja la fiebre.
  • Regula la digestión.
  • Es afrodisíaco.
  • Estimula la actividad cardíaca.
  • Disminuye el apetito.

Además de estas ventajas, la combinación de Guaraná, Polen y Vitamina E pueden potenciar sus capacidades al mismo tiempo que otorgar al organismo hidratos de carbono, lípidos, proteínas con todos los aminoácidos esenciales, enzimas, oligoelementos, vitaminas y flavonoides, para un rendimiento completo y natural.

 

Fuentes: lineaysalud.com; botanical-online.com

Los comentarios están cerrados.