fbpx

Calidad de vida: consejos para dormir mejor

Un sueño escaso o de mala calidad puede tener repercusiones negativas si se prolonga en el tiempo, ya que puede afectar el estado de ánimo e interferir en el desempeño laboral y la vida social.

Es importante ser conscientes de que el sueño es una conducta que inevitablemente se realiza todos los días, y que es tan necesaria como otras actividades de vital importancia para las personas. Pero es cierto que aunque lo desee no siempre es posible tener un descanso adecuado, por los motivos que fuera.

Para lograr obtener mejorías a la hora de dormir primero es necesario tomarse el tiempo para establecer el control de ciertas pautas que ayudan a obtener el mejor sueño posible. Los hábitos del buen dormir también pueden prevenir una noche de reposo alterado, lo cual, frecuentemente, se transforma en la reiteración de un problema que, con el tiempo, se hace crónico.
Dormir mejor es posible si se tienen en cuenta algunos simples consejos que ayudarán a generar buenos hábitos de descanso y mejorar la calidad de vida en general.

• A la hora de dormir, hacerlo únicamente en la habitación destinada para ello: tranquila, confortable, ventilada, con una temperatura adecuada y oscura.
• En el lugar donde se duerme sólo se duerme: relacionar al dormitorio únicamente con los hábitos de descanso y sueño condiciona una conducta natural.
• Acostarse más temprano para rescatar sueño perdido sólo es útil con apenas 1 o 2 horas antes de lo habitual, sino tendrá el efecto contrario. Asimismo, se debe evitar dormir demasiado en los fines de semana o en vacaciones.
• La siesta baja el grado de estrés, aumenta la capacidad de concentración y reduce el 37 por ciento los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares, pero no debe durar más de 30 minutos.
• Controlar el buen estado del colchón, la almohada, el cambio de la ropa de cama: se comparten horas muy importantes y se establece una relación fundamental para el bienestar.
• Las caminatas diarias (preferentemente después del desayuno o antes de la cena con luz diurna), ejercicios livianos al aire libre (como natación o ciclismo) y tratar de estar activo en lugares cerrados también condicionan los hábitos para un buen descanso.

También existen productos naturales que ayudan a conciliar el sueño, tranquilizar el carácter y predisponer al organismo al descanso. Tal es el caso de la Valeriana que posee propiedades sedantes y antiespasmódicas que facilitan la adquisición de un sueño natural sin provocar hábito ni somnolencia al despertar.

Fuentes:
centrodelsueno.cl
medicosconsultores.com

Etiquetas: Descanso, sueño, dormir, hábitos, Valeriana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *