fbpx

¡Anticipate al verano!

Empezó la cuenta regresiva, descubrí cómo podemos ayudarte, zona por zona, para poner el cuerpo a punto y lograr resultados visibles.

Cuando en esta época de primavera empiezan a verse en las vidrieras, y en todos lados, el recambio de temporada (aparecen los shorts, las musculosas, las bikinis), aparece la inquietud de cómo hacer para que no se noten los estragos del invierno.

Para llegar al verano con un aspecto saludable y resaltar tu belleza, lo importante es no desesperar y antes que preocuparse ¡ocuparse! Qué estás a tiempo: ésta es la mejor época para empezar a poner tu cuerpo como querés que se vea. Aunque no existen técnicas milagrosas, con constancia y esfuerzo se pueden lograr buenos resultados. La idea es armar un plan a medida: dieta saludable, ejercicios físicos y tratamientos específicos que nos ayuden a pulir los puntos débiles.

Estos son nuestros consejos para que no desesperes y te pongas manos a la obra para llegar radiante al verano:

Piernas

Caminar es uno de los hábitos más saludables. Una opción es evitar el transporte camino al trabajo o en todo caso calcular que te deje a unas 15 cuadras, tanto de ida como de vuelta. Podés llevar las zapatillas en un bolso, los auriculares y calcular cien pasos (aproximadamente una cuadra) por minuto. Con que repitas esta rutina cuatro o cinco veces a la semana es suficiente para mantenerte en forma, hacer ejercicio, sin excusas por falta de tiempo. También puede reemplazarse por pedalear cuatro veces a la semana, media hora o 45 minutos al día. Podés elegir la rutina que más te guste.

Para reforzar el rendimiento de tu cuerpo, complementar con algunas de nuestras propuestas de la línea Sport, como Magnesio Sport recomendado para evitar la fatiga muscular. El magnesio es un mineral esencial porque en equilibrio con el calcio, desempeña un rol fundamental para la relajación y la contracción del músculo. Además interviene en múltiples procesos metabólicos junto a gran cantidad de enzimas, participa en el metabolismo de los componentes de los alimentos, en la transformación de los nutrientes complejos en sus unidades elementales y en la síntesis de numerosos productos orgánicos.

Glúteos

Si sos de caderas anchas, lo tuyo es el elíptico, la cinta o la bici, ya que estas actividades afinan y compactan los glúteos sin desarrollarlos demasiado. Con 30 minutos, cuatro o cinco veces por semana, con carga suave es suficiente. Para las que tienen cola chata, lo ideal son las sentadillas y estocadas, tres series de quince repeticiones de cada ejercicio, tres veces a la semana, y las mejoras serán visibles. Un tip extra para endurecer: como las proteínas le dan mayor tonicidad al músculo, incorporá a la dieta diaria lácteos descremados (tres porciones), carnes magras, huevo (toda la clara que quieras), diez nueces o almendras y una cucharada de semillas de girasol, lino, germen de trigo o levadura de cerveza.

Está claro que la celulitis es el mal que a todas les gustaría erradicar. Odiada y temida, combatirla es posible y para eso es necesario seguir un plan integral. Complementá los ejercicios con Centella Asiática, el suplemento que aumenta la circulación sanguínea mejorando el tono y la elasticidad de las paredes de los vasos y capilares; estimula la biosíntesis del colágeno, mejora la microcirculación y la permeabilidad capilar en el tratamiento a largo plazo.

Panza o abdomen

No es posible escapar a los abdominales, pero hay algunos secretos que pueden hacerlos más efectivos: el mejor momento para esta rutina es a la mañana ya que acelera el metabolismo y lo mantiene elevado toda la jornada. Arrancá con los abdominales más clásicos, boca arriba (tres series de treinta repeticiones, cuatro o cinco veces por semana) y sumale una dieta de fibras que garanticen un buen tránsito intestinal. El pan y el arroz tendrán que ser integrales, las frutas y verduras, crudas y habrá que comerlas con cáscara. Será cuestión de acostumbrarse.

Los suplementos son también una buena opción para ayudar a este plan reductor, y hay muchas opciones en la línea de adelgazantes que se adaptan a cada caso y particularidad.

Piel

Lo principal para una piel radiante es tomar agua, mucha agua. Llevá siempre en la cartera una botellita y rellenala tres o cuatro veces al día. Además, probá tomar día por medio un jugo de tomate, remolacha o zanahoria, que previenen el envejecimiento prematuro y preparan la piel para un mejor bronceado. Otra infusión con gran poder antioxidante es mezclar agua con medio pomelo exprimido.

Además podés ir preparando la piel para exponerla más con los facilitadores de bronceado y con la línea Geneo, que además de potenciar el bronceado contribuyen a una estructura saludable de la dermis, ayudan a mantener su firmeza y elasticidad dando un aspecto más juvenil a la piel gracias a su aporte de colágeno (fundamental para evitar arrugas).

El verano exige un cuidado extra de la piel. Mayor hidratación, emulsiones ligeras y componentes que ayuden a retener agua en la epidermis. Si querés mostrarte aprovechá; el momento de empezar cualquier plan es ahora.

Fuente: revistaohlala.com

Los comentarios están cerrados.